Bonsái que debemos o bonsái que deberíamos hacer.

OmiyaBonsai_Facebook_xx

Un bonsái que me gusta mucho, pero que no ganaría ningún concurso. Foto tomada del Facebook del museo de bonsai de Omiya.

Hola,

Durante un tiempo me interesó la fotografía, intentaba hacer fotos interesantes, bonitas, buscaba ser creativo. No seguí adelante por que en realidad la fotografía no la hacía para mi, para pasarlo bien, la hacía para enseñar, para presumir… cosa que nunca hacía por que me da vergüenza enseñar mis fotos. Además en fotografía siempre tuve la sensación de que no podía aportar nada, que todo está inventado.

En cambio, el bonsái sí que me llena esa vena creativa, aunque siendo mi vida geográficamente inestable y poco predecible como ha sido en los últimos años, no he tenido oportunidad de desarrollar el bonsái tanto como me gustaría.

En mis lecturas y deambulares por Internet, buscando cosas sobre fotografía, encontré esta entrada en el blog de Eric Kim un fotógrafo de calle que vive (o vivía por aquel entonces) en Vietnam. En esa entrada, Eric nos habla de las fotos que debemos (Must en inglés) hacer frente a las fotos que deberíamos (Should en inglés) hacer y se basa en la idea que explica en este artículo una tal Elle Luna. Estas ideas me hicieron pensar sobre fotografía y sobre todo sobre bonsái ¿Qué bonsái deberíamos hacer y que bonsái debemos hacer?

Elle Luna y Eric Kim definen “Deberíamos” como: lo que otros esperan de nosotros, lo que esperan que digamos… los bonsáis que esperan que hagamos, los bonsáis que encajan en lo que se hace a nuestro alrededor. Como aficionados al bonsái, este camino es fácil y no hay riesgo… nadie nos va a echar nada en cara. “Debemos” lo definen como nuestra forma de ser, nuestra opinión… trasladado al bonsái, los bonsáis o la forma de hacer bonsái que nos gusta, las ideas que tenemos cuando estamos solos en casa delante de nuestros árboles y que luego no nos atrevemos a decir en la asociación o delante del maestro de turno. Os dejo el texto original de Elle Luna, que no me siento capaz de traducir:

Must is who we are, what we believe, and what we do when we are alone with our truest, most authentic self. It’s our instincts, our cravings and longings, the things and places and ideas we burn for, the intuition that swells up from somewhere deep inside of us. Must is what happens when we stop conforming to other people’s ideals and start connecting to our own. Because when we choose Must, we are no longer looking for inspiration out there. Instead, we are listening to our calling from within, from some luminous, mysterious place.

Pero la cosa es, “Debemos” es muy atractivo, es diseñar nuestros árboles como nos da la gana y como nos gusta ¿Por qué nadie lo hace? Pues en mi opinión, por que es difícil, es difícil que te critiquen tus árboles, es difícil decirle a un maestro que admiras y que respetas, que no te gusta la opción que te propone para tu diseño, es difícil colgar tus árboles en un foro de internet y que te pongan a parir, es difícil tomar la decisión de cortar esa rama que no volverá a crecer. Pero así es como se hace el arte, innovando, arriesgando haciendo cosas que nadie hace y haciendo lo que nos sale del corazón.

El “Deberíamos” en bonsái sería algo como… Recupera un pedazo Pino/Ullastre/Sabina, comprate una pedazo de maceta antigua, diseñarlo con ayuda de un maestro y exponlo en Alcobendas. O mejor, cómprate un un Carpe o un Buergeriano de japón y lo llevas a la Noelanders. (Ojo, que esto no quiere decir que piense que los árboles de las grandes exposiciones no son buenos, ni mucho menos)

Ahora bien, como aficionados, o como artistas, por que muchos bonsaistas son artistas, lo que tenemos que ver es cuál es nuestro “debemos”, qué es lo que realmente nos hace felices de hacer bonsái, como son los bonsáis que queremos tener en nuestra colección dentro de 10, 15 o 20 años. Y eso, no nos lo puede decir nadie. Y no hablo solo de diseño, el bonsái es un camino; como oí decir a Sebastián Fernández hace ya muchos años, hay que disfrutar de cada paso, de cada cosa que hacemos en bonsái. Debemos decidir como cultivar ¿Necesitamos abonar al milímetro?¿Solo con abonos japoneses? No, no somos profesionales, no tenemos que producir bonsáis en cultivo intensivo para vender, podemos cultivar despacio, con un cultivo adaptado a nuestras necesidades y posibilidades. Debemos elegir las especies, cuantas veces hemos oído, esa especie no vale para bonsái, por que tiene las hojas demasiado grandes, o no ramifica bien o… ¡Qué demonios! Si te gustan las Jacarandas haz un bonsái de Jacaranda, tú eres el que tiene que verlo todos los días.

Como dice Eric Kim, las cosas que debemos hacer en bonsái vienen de dentro de nosotros, nos hacen sentir vivos espiritual y creativamente, y nos proporcionan paz interior y satisfacción.

A veces, en la AVB me encuentro con socios que llevan haciendo bonsái ellos solos durante 10, 20 o incluso más años, no han tenido contacto con profesionales o con otros aficionados “avanzados”, su técnica de cultivo no es la mejor por que no han tenido la oportunidad de aprender. Pero sus árboles son suyos, tienen personalidad. Muchas veces tienen eso que algunos bonsaistas llaman: errores de diseño, ramas incorrectas, estructura de ramas mal hecha… pero tienen fuerza, transmiten el gusto y las ideas de esos aficionados, su visión de la naturaleza o el fruto de la interacción casual, no planificada, entre una planta y una persona, son obras de arte. Siempre creo que esos aficionados, al entrar en contacto con el bonsái convencional, perderán esa originalidad, ese arte, que yo no se si tendré nunca por que vengo de la escuela del bonsái convencional.

Jaume.

Entrada relacionada: “Privilegios de los aficionados

Advertisements

Reflexiones sobre el riego y un vídeo.

Dicen que hacen falta dos años para aprender a regar los bonsáis. Pero no parece tan difícil, ya lo dicen los libros: “Regar hasta que el agua salga abundantemente por los agujeros de drenaje” y eso es todo. Pero aprender a regar va más allá, no es aprender cómo se riega, si no aprender cómo de importante es regar bien y en el momento adecuado.

Cuantas veces se habrá repetido esta conversación:

Bonsaista: Voy a regar.
Su pareja: ¡Ahora! Pero si va a llover esta tarde.

O esta:

Bonsaista: Voy a regar.
Su pareja: ¡Ahora! ¡Pero si llovió ayer!

O esta:

Bonsaista: Voy a poner el riego automático.
Su pareja: ¡Pero si nos vamos solo dos días! Riega mucho hoy y ya tienen agua para dos días.

Pero hay que tener en cuenta las siguientes ideas:

    • Los árboles no tienen un cubo donde pueden guardar agua para mañana. En el sustrato “cabe el agua que cabe” y por mucho que riegues la maceta no se va a llenar más.
    • Los árboles están usando agua todo el rato, así que no puedes esperarte a que llueva esta tarde. Por eso es tan importante ese riego extra, en la hora de más calor, cuando los árboles más lo necesitan: marcará la diferencia entre bonsáis que sobreviven al verano y bonsáis que están sanos y fuertes. No estamos solo haciendo sobrevivir a las plantas, se trata de que estén siempre en condiciones óptimas, así que tienen que tener siempre acceso óptimo al agua.

Os dejo con el vídeo de Pasión por el Shohin que hay colgado en el canal de youtube de Salva Gonzalez. Me pareció estupendo porque resume el riego en un minuto y medio. Viendo este vídeo, pensé:

  • Regar con regadera. Al regar así vas de árbol en árbol, fijándote en cada uno, como drena, si ha secado el sustrato…
  • El agua tiene que drenar, hay que regar abundantemente. Que el agua salga abundantemente por los agujeros de drenaje.
  • Regar por todo el sustrato.

Disfrutadlo:

Foto de portada de Nick Harris.

Jaume.

 

Más allá del bonsái japones.

Allá por el 2014 oí hablar de la International Bonsai Art & Culture Biennial, vi las fotos y me quedé flipado, había cosas como estas:

Espectacular

Foto tomada del blog de William N. Valavanis

PinUp

Foto tomada del blog de William N. Valavanis

34_Valavanis.jpg

Foto tomada del blog de William N. Valavanis

La organizaba un señor llamado Robert Steven, nada menos que en Indonesia. Así que investigué un poco y me compré un libro suyo. Y ya os digo que, aunque en la forma es el típico libro sobre bonsai, en el fondo no es el típico libro sobre bonsái. Aquí os dejo algunas ideas sobre el libro:

Lo primero que me llamó la atención de ese libro es la ausencia de referencias al Bonsai japonés, el prefacio es de autores occidentales (Will Heath, William N. Valavanis y Walter Pall) y las especies no son tampoco las típicas especies de las que estamos acostumbrados a hablar.

Es un libro sobre bonsái pero sobre otro bonsái, no el que estamos acostumbrados a ver. Al principio parece que va a ser un libro como los de F. Jekker o como el segundo de Naka, sobre estética y diseño del bonsái, pero va más allá.

Steven se marca unas limitaciones a la hora de diseñar sus árboles: primero tienen que ser bellos, el arte, dice, puede ser bello o no, pero el bonsái para ser bonsái tiene que bello y segundo, que los bonsáis deben recordar a un árbol viejo en la naturaleza, esto se podría interpretar como una aproximación al estilo naturalista promovido, entre otros por Walter Pall y Arthur Joura.

Siempre hemos dicho que el bonsai debe contar una historia, hablarnos de lo que le ha pasado. En este libro, Steven, nos da un marco y un lenguaje para describir esa historia. Según él, todo árbol en la naturaleza, pasa por varias fases, la fase premadura, la fase madura, la transformación y la fase post madura. En la fase premadura, el árbol es juvenil y no ha conseguido el equilibrio y las proporciones que nos gustan en bonsái ni las características que definen a esa especie. En la fase madura, el árbol ya tiene las características propias de su especie que buscamos al modelar un bonsái, por ejemplo ramificación densa o tronco grueso y estable. Esto coincide con las formas menos dramáticas (Erecto formal, Erecto informal). Serían árboles sin madera muerta y sin formas dramáticas en sus ramas y tronco. Pero ¿Que pasa si algo perturba el crecimiento del árbol? Un rayo, un ataque de insectos que mata lagunas ramas… el árbol volverá a una fase premadura en la que el árbol ha perdido el equilibrio, la ramificación y las características que esperamos en un árbol maduro. Es entonces cuando viene la transformación y el árbol recuperará el aspecto propio de la especie, pero sin poder recuperar la forma perfecta del árbol maduro, es la fase postmadura. Y Justo esto es lo que busca Steven en sus árboles, y es en esta fase post madura en la que encajarían los arboles con maderas muertas, con troncos huecos, o con formas de troncos llamativas o peculiares.

Ya os podéis hacer una idea, por lo que digo aquí y por las fotos de que tipo de árboles le gustan a Steven. Sí, es un libro sobre Yamadoris. Pero se aproxima al yamadori de una forma respetuosa, habla de dar un toque personal pero teniendo en cuenta que no podemos modelar un Yamadori como nos dicen los libros, por que no encajará un modelado formal con las maderas muertas y retorcidas de las coníferas o los troncos huecos de los caducos. Esto es una cosa que siempre me choca del bonsái japonés, nos muestran unos Juniperus chinensis llenos de madera muerta y con una copa triangular perfecta con una densidad increíble que no encaja para nada con lo que refleja la madera. Para más sobre esta discusión no os perdáis el vídeo de Bonsái Empire que compartí recientemente de Kunio Kobayashi.

Ojo, aunque el libro esta ilustrado con muchísimas fotos, no es un libro de fotos, de hecho la calidad de las fotos y la maquetación en algunos capítulos no es muy buena. Pero no creáis que es un libro que vaya a ser interesante solo para los amantes del Yamadori, es un libro muy indicado para cualquier aficionado que tenga ganas de ver otro bonsái y de salirse un poco del redil del bonsái Europeo y Japonés.

Jaume.

Exposición de primavera 2016 de la AVB

Hola,

Los pados 15 y 16 de  Mayo se celebró la exposición de primavera de la Asociación Valenciana de Bonsái (AVB).

Aquí van algunas fotos junto con reflexiones personales y comentarios sobre la exposición y el mercadillo (Para ver una muestra exhaustiva y oficial de fotografías por favor visitad el blog de la AVB):

2016-05-14 09.01.03

El entorno de la exposición es inmejorable. La sede de la AVB está en un jardín muy especial de Godella, una zona muy acogedora y agradable.

Antes de las 9:00 ya empezaba el movimiento, los vendedores del mercadillo iban llegando y montando sus stands. Entre ellos socios y conocidos de la AVB.

2016-05-14 09.04.19

2016-05-14 08.55.36

 

2016-05-14 08.56.09

Todo tiene que estar perfecto.

 

2016-05-14 08.56.39

Los socios de la AVB tuvieron que emplearse a fondo para organizar la descarga del material, ya que en el recinto de la exposición y el mercadillo cabían pocos coches y no podía quedar ninguno durante la celebración del evento.

2016-05-14 08.57.56

Como en todos los eventos de la AVB la comida es un factor muy importante. Varios socios se encargaron de preparar un delicioso almuerzo.

2016-05-14 09.16.43

Suisekis, lajas, expositores… todo preparado para la exposición.

2016-05-14 10.16.37.jpg

Los miembros de la AVB dan los últimos toques a la exposición.

2016-05-14 09.17.04

Esta exposición era en memoria de Voro Querol, socio de la AVB que falleció recientemente. Algunos de sus árboles ocuparon un lugar de honor en la exposición. Voro siempre estará en la memoria de todos los socios de AVB, siempre estuvo allí para echar unas risas, colaborar en la junta o para ayudar a cualquiera que tuviera una duda sobre bonsái.

2016-05-14 11.27.41

Alrededor de las 11 h, empezaba a calentar el sol. Algunos expositores empezaban a demostrar su experiencia en este tipo de eventos. Silla y sombra, pero sin perder de vista la mesa para que no se escape ningún cliente.

 

2016-05-14 12.39.44

El sábado Antonio Torres hizo una demostración sobre un tejo. Antonio es uno de los maestros que imparte las jornadas de trabajo en la AVB, una persona siempre accesible y con un conocimiento infinito sobre el cultivo de especies autóctonas.

Bien, esto es todo. Espero que el año que viene os animéis a visitarnos.

Jaume.

 

Acerca de… macetas de diseño. 2.

Hola.

En otro post ya hablaba de macetas de diseño, aquella vez no eran específicas para bonsái y además eran de vidrio. Pero estas de las que os hablo hoy sí que lo son. Son de un alfarero taiwanés llamado Ruban Yu.

tw_product_caty01418781810

Como veis en las fotos, van más allá de la tradicional maceta con dibujos  japonesa con dibujos de un paisaje, unos señores mayores paseando o un dragón. Echadle un vistazo a la web de este alfarero, hay unas cuantas fotos de bonsáis de Taiwan que son diferentes a lo que estamos acostumbrados a ver.

tw_product_caty01418798391

El enlace lo encontré en el blog Japanese Bonsai Pots. Es un blog que, a parte de mantenerse al día en todo lo relacionado con macetas de bonsái, tiene una gran base de datos sobre sellos y libros que harán las delicias de los frikis de las macetas.

Espero que os resulte interesante.

Jaume.

Plantas de acento… autóctonas

Hola,

Me llama la atención como, al buscar plantas de acento, nos vamos muchas veces a plantas exóticas de jardinería o a las típicas especies que se usan en Japón.

P1140496
Pero tal y como decía Michael Hagedorn en su libro, si queremos hacer bonsai como los japoneses no se trata de imitar la naturaleza de Japón, sino de representar lo que nuestra naturaleza significa para nosotros, como ellos hacen con su naturaleza.
En el campo hay muchas plantas que pueden servir como plantas de acento y que encajan perfectamente con los yamadoris. El otro día recogí semillas en un paseo por el campo y las eché en una maceta. Eran semillas de unas pequeña Cistaceas, Helianthemum o Fumana, ved las fotos en la entrada.

P1100038

Son semillas que cuestan mucho de germinar por que sus cubiertas son muy duras y germinan un porcentaje muy bajo (5% o por ahí) de ellas. Pero bueno, eso se soluciona plantando muchas.

Y alguna sale. Aquí os dejo una foto de las plántulas. Actualizaré si florecen.

2016-02-21 16.25.30

Jaume.

Acerca de… privilegios de los aficionados.

Hola,

Con motivo de su 15 aniversario, Bonsai Empire ha hecho una cosa muy interesante, me temo que no es nueva, pero yo me acabo de enterar. Han pedido a profesionales del bonsai que contesten a preguntas de los lectores de la web.
Me ha servido para ver por ejemplo que Lindsay Farr sigue vivo, hizo una serie de vídeos muy chulos que vi cuando empezaba en el bonsai.
La mayoría de vídeos están centrados en preguntas de principiantes y no aportan nada que no se pueda aprender en cualquier asociación o escuela Española. Pero hay uno muy interesante, el de el Maestro Kobayashi.

Os pego a continuación un resumen con lo que más me ha llamado la atención:
Dice que ha estado haciendo bonsái durante 40 años. Que cuando era joven estaba muy interesado en crear bonsáis que ganaran premios o que se vendieran bien. Árboles muy bonitos y limpios.
Después de eso se dio cuenta de que la verdadera belleza y el interés del bonsái no viene de la parte externa, sino de las líneas. Líneas que lo hacen más interesante y nos hacen sentir la severidad de la naturaleza.
Nos enseña la foto de como estaba el bonsái que tiene detrás cuando gano el premio, lo describe como muy bonito y muy cuidado. Entonces Dice, “ahora he cambiado hacia esto (el bonsái tal y como lo vemos en el vídeo), he eliminado ramas para mostrar más las lineas del tronco y reflejar severidad y carácter y capturar la dureza del medio natural.”
Entonces el entrevistador le pregunta ¿Por que decidió usted cambiar el estilo del árbol original? Y él contesta (más o menos) que debido a un cambio en su mentalidad y personalidad. Como todos los artistas, debido al paso del tiempo ha cambiado su forma de ver las cosas. Y añade: “cuando empiezas tienes que hacer árboles que ganen premios o se vendan bien pero ya tengo 67 años y ya no tengo que seguir trabajando por dinero, esto me da libertad y puedo hacer lo que quiera y pensar lo que el bonsái significa para mi como individuo.”
Al final, el entrevistador le pregunta ¿Entonces es para enriquecer el espíritu, no para el bolsillo? Y el dice “Sí, exactamente.”

Me ha llamado la atención por varias cosas:

– No contesta a la pregunta. Le preguntan algo así como “¿Qué hace a un arbol suficientemente bueno para ganar premios? ponga uno de sus árboles como ejemplo.” Y lo que nos cuenta es que ya le da igual ganar premios o vender sus árboles y que ahora hace los bonsáis que a el le gustan y ese es el que nos enseña.

– El árbol que presenta… ¡esta para alambrar y la corteza sin cepillar! O al menos eso diríamos cualquiera de los aficionados españoles si nos lo pusieran delante. Pero es verdad que transmite una sensación que otros bonsáis no son capaces de transmitir: parece que haya haya crecido así el solo.

– Las palabras de Kobayashi, me hacen pensar una cosa sobre los aficionados. Muchos de nosotros nos centramos en ser como los profesionales, intentar hacer esos árboles limpios y bonitos, pero quizá ese no es el camino. Nosotros, los aficionados, no ganamos dinero con el bonsái, y como dice Kobayashi, somos libres para hacer lo que queramos y pensar lo que el bonsái significa para nosotros. Ojo, eso no quiere decir que no tengamos que aprender nada de los profesionales.

– Este árbol me ha recordado a los árboles de Dan Robinson, en particular a este:

danieljuniper

Tomada de Bonsái Otaku.

 
Y es cierto que Dan Robinson intenta mostrar lo mismo de lo que habla Kobayashi, la severidad y el carácter que la naturaleza imprime en los árboles. Por cierto, si tenéis la oportunidad no os perdáis el libro sobre la vida de Dan Robinson “Gnarly Branches, Ancient Trees” escrito por Will Hiltz. Lo malo es que no creo que esté en Español.

Jaume.